DECALRATORIA DE PRINCIPIO

Los médicos tienen la responsabilidad y el imperativo ético y moral de ofrecer a la sociedad los conocimientos y la tecnología a su alcance para contribuir al bienestar de la población y a la superación de su calidad de vida. Conscientes de ello, se ha venido estudiando un aspecto delicado pero de impostergable solución, el de la Certificación de la calidad del ejercicio de los Médicos que ejercen la medicina general y de la Recertificación de los mismos, toda vez que son ellos en gran parte los responsables de la atención de primer contacto con los enfermos de este país.

La preparación de los Médicos Generales se realiza en Instituciones de Enseñanza Superior y de Salud, con una preparación de calidad variable posterior a la cual es necesario mantener los niveles de información y conocimientos acordes con la evolución científica y tecnológica de la ciencia médica. La validación de ello es lo que garantiza la calidad de las acciones que lleve a cabo el médico general.

Los Consejos Médicos son asociaciones civiles creadas por los propios médicos para regular su actuación sobre la base de los requisitos necesarios de preparación y adiestramiento en cada campo de la práctica médica, demostrando esta competencia en exámenes de certificación ala vez de establecer los mecanismos para la recertificación y otorgarla. Dada la estructura y reconocimiento actual de los Consejos, estos ofrecen soluciones de hecho y de derecho al contar con una norma oficial establecida y regulada por el Comité Normativo Nacional respectivo.

El Comité Normativo Nacional de Medicina General tiene carácter permanente, multidisciplinario y representativo, pero autónomo de los organismos que lo constituyen e integran. La intervención independiente de este Comité, otorga a todas las partes interesadas la seguridad y confianza en la operación del sistema y contribuye a la protección de quien solicita los servicios del médico general, garantizando que con su certificación cuenta con la preparación y capacidad para calificarse como tal, dado que la Medicina General es una disciplina académica que por sus características y su situación actual requiere de un abordaje específico. En esta forma se refrenda la necesaria certificación de los médicos generales de nuestro país como actores fundamentales en el fomento de la salud, prevención, diagnóstico y tratamiento adecuados, así como el oportuno envío a los distintos niveles de atención médica cuando sea necesario.